El control de los gatos callejeros es una tarea continua, una sola gata que quede sin esterilizar y la situación se puede descontralar fácilmente. La manera de hacer este control continuo es a través de los puntos de alimentación distribuidos a lo largo del pueblo. Allá es donde los animales acuden de forma segura y en donde se puede ver, por los cortes de la oreja los que están o no esterilizados. En estos puntos de alimentación, con permiso del Ayuntamiento de Creixell tenemos unas comederas de gran tamaño, en donde tratamos de hacer esta tarea de la manera más discreta y limpia posible para la convivencia de todos.

Tolva 27L

Tolva 10L

Aquellas zonas del pueblo en las que se dificulta nuestra tarea, como por ejemplo, no dejándonos hacer puntos de control o haciéndonos fuera de mala maneras, lo único que consiguen es que no podamos esterilizar gatos y al final acaben teniéndo más y de forma descontrolada.